Datos:

La información que se detalla surge de la declaración que realizan los productores a través de la encuesta anual de 2012:

El Código de Minería clasifica a los minerales en tres categorías, cada una de las cuales tiene un tratamiento legal específico:

Primera categoría: la concesión de minas corresponde exclusivamente al descubridor, sin que se requiera el consentimiento del propietario del suelo. Son de primera categoría las sustancias metalíferas: oro, plata, platino, mercurio, cobre, hierro, plomo, estaño, zinc, níquel, cobalto, bismuto, manganeso, antimonio, wolframio, aluminio, berilio, vanadio, cadmio, tantalio, molibdeno, litio y potasio; los combustibles: hulla, lignito, antracita e hidrocarburos sólidos; el arsénico, cuarzo, feldespato, mica, fluorita, fosfatos calizos, azufre y boratos; las piedras preciosas y los vapores endógenos.

Segunda categoría: la concesión minera se otorga al descubridor, siempre y cuando el titular superficiario no manifestara en el término de 20 días su interés en explotar el recurso. Si ello ocurriera, deberá indemnizar al descubridor. Son de segunda categoría: las arenas metalíferas y piedras preciosas que se encuentran en el lecho de los ríos, aguas corrientes y los placeres; los desmontes, relaves y escoriales de explotaciones anteriores, mientras las minas permanecen sin amparo y los relaves y escoriales de los establecimientos de beneficio abandonados o abiertos, en tanto no recobre su dueño; los salitres, salinas y turberas; los metales no comprendidos en la primera categoría; las tierras piritosas y aluminosas, abrasivos, ocres, resinas, esteatitas, baritina, caparrosas, grafito, caolín, sales alcalinas o alcalino terrosas, amianto, bentonita y zeolitas o minerales permutantes o permutíticos.

Tercera categoría: los derechos de explotación pertenecen únicamente al dueño del suelo. Corresponde a productos minerales o rocas que en forma directa o indirecta sirven de materia prima para la industria de la construcción y ornamentación. Son de tercera categoría: arenisca, arcilla roja, basalto, piedra laja, pórfido, yeso, caliza, granito, aragonita, dolomita, riolita y áridos.