Río Negro informó a Nación que no aceptará la instalación de la usina nuclear en la provincia

En un claro ejemplo de democrático respeto a lo expresado por la sociedad, el Gobierno de Río Negro desechó oficialmente la instalación en el territorio provincial de la quinta usina nuclear que construirá Nación. [Ver imágenes]

Así lo confirmó a través de una nota enviada al Poder Ejecutivo Nacional.

En la misiva enviada por el gobernador Alberto Weretilneck al subsecretario de Energía Nuclear de la Nación, Julián Gadano, se transmite la posición indeclinable de la Provincia de Río Negro, de no autorizar la construcción de una central nuclear en el territorio provincial.

La decisión fue confirmada por el propio Gobernador Weretilneck a la población de Río Negro a través de sus redes sociales y las de la Secretaría de Medios de la Provincia.

La misma se fundamenta en mayoritaria negativa de la sociedad rionegrina a la posible instalación de la usina de energía nuclear propuesta para Río Negro por el Gobierno Nacional.

“Siempre dije que la central nuclear se iba a instalar siempre y cuando hubiera aceptación social. Evidentemente no la ha habido, y como me he caracterizado siempre de ser un gobernador democrático, que escucha a las grandes mayorías como también a las minorías y respeta las opiniones del pueblo y de la gente, he tomado esta decisión”, expresó el Mandatario en su mensaje a la comunidad.

Previamente, el Gobernador rionegrino envió al subsecretario de Energía Nuclear de la Nación, Julián Gadano, una nota oficial en la que se informaba la decisión de rechazar la instalación de la usina en la provincia.

En la misiva recordó que el acompañamiento provincial a la posibilidad de instalar esta planta en Río Negro se sustentaba en el positivo impacto económico de este emprendimiento, a partir de la posibilidad de generar miles de puestos de trabajo, el desarrollo  de un área provincial relegada; la diversificación de las economías regionales; la construcción de infraestructura. “No obstante, sabíamos también que una iniciativa de estas características iba a generar polémica de distinta índole y que debía obtener la necesaria licencia social de la comunidad para poder continuar”, señaló.

Hace mención además a que “la mayoría de las opiniones está en contra de la instalación de esta usina nuclear. Los actores sociales han expresado fundamentalmente sus temores por el funcionamiento y por el legado a las próximas generaciones. Ni siquiera sectores como el comercio y el empresariado, a priori grandes beneficiarios de un emprendimiento de esta envergadura expresaron su apoyo a esta iniciativa, y fueron pocos los sectores gremiales que involucran a los trabajadores que plantearon una posición favorable”.

Aclaró además que “esta decisión que he tomado no pone en discusión los aspectos técnicos, de seguridad industrial, control y funcionamiento de este tipo de emprendimientos, ya sean relacionados al medio ambiente o calidad de vida, sino que indefectiblemente está teniendo en cuenta la percepción de una sociedad sobre los riesgos que representa una determinada industria , y si está dispuesta a asumirlos o no. En definitiva, el proyecto careció de licencia social".

“Agradezco la sana intención del Gobierno Nacional de apostar al desarrollo rionegrino, que se hubiese transformado en la inversión pública más importante en la historia de la provincia, aún más importante por tratarse de un gobierno provincial de distinto color político al nacional, pero en base a los argumentos que le he expresado a lo largo de esta misiva, le solicito a Usted en forma indeclinable que se descarte a Río Negro como lugar de localización de la quinta central nuclear. Es lo que nuestra sociedad desea, deseo que nuestro Gobierno está respetando”, manifestó finalmente.