Generación Distribuida

Se conectó a la red eléctrica el primer usuario que genera su propia energía

Hoy quedó conectado a la red de distribución eléctrica de la ciudad andina el primer usuario que ha adherido al sistema de Generación Distribuida, tras la reglamentación aprobada por el Gobierno de Río Negro.

A partir de la instalación de un medidor bidireccional, el sistema habilita a aquellos usuarios que cuenten con algún método de autogeneración a inyectar los excedentes a la red de distribución y cobrar por los mismos.

En este caso, se trata de un usuario que se dedica a la comercialización de paneles solares y que se encuentra dentro del área de cobertura de la Cooperativa de Electricidad Bariloche (CEB).

Tiene instalado un equipo fotovoltaico de 2.500 watts con 10 paneles que se estima podría abastecer el consumo de hasta el 60 por ciento de una vivienda estándar, sin baterías de acumulación.

La directora de Proyectos de la Secretaría de Energía Eléctrica, Ing. María del Carmen Rubio, estuvo hoy en el lugar y contó que “vamos a poder ver en forma remota la producción del sistema como para hacer un seguimiento desde nuestras oficinas de las curvas de potencia y energía”.

La Generación Distribuida fue reglamentada en la provincia a través de la Resolución 64/17 del Ente Provincial Regulador de la Electricidad.

Al ser una metodología novedosa y en auge, sus términos son objeto de estudio permanente en el ámbito de la comisión que creó la normativa rionegrina y que incluye no sólo a las distribuidoras, sino también al Ente Regulador, la Secretaria de Estado de Energía, la Universidad del Comahue y el INTI.

A nivel de usuarios particulares, se trata de la primera experiencia en la red de distribución operada por la CEB tras la implementación plena de la normativa.

Vale recordar que el Gobierno Provincial cuenta con una experiencia en marcha de generación solar para autoconsumo en el Centro Administrativo Bariloche, que durante el fin de semana inyecta lo generado a la red. Algo similar a lo implementado en una escuela de Catriel y en el hospital de Cipolletti. Tres ejemplos que sirvieron para debatir y consensuar las cuestiones regulatorias y técnicas que ahora se inauguran.

Rubio, explicó que “la Generación Distribuida contribuye a la sustentabilidad del sistema y cuenta con una normativa nacional”. “El espíritu de la reglamentación coincide con el paradigma que ubica al usuario en un rol más activo, el de administrar la energía que consume, generar y compartir en la red pública sus excedentes. Y lo que hace la reglamentación es facilitar ese aspecto como un derecho”, reseñó.

“El trámite formalmente se inicia ante las distribuidoras con el aval de un profesional matriculado. Allí se analiza internamente y se hace participar al EPRE para la revisión de las condiciones en las que se proyecta hacer la conexión a la red de distribución”, aclaró Rubio.