Hidrocarburos

La producción gasífera de Río Negro continuó con su tendencia alcista en el cierre de 2017

Esto según un informe de la Secretaría de Hidrocarburos que analizó los datos consolidados de 2017. Ello ayudó a diferenciarla del contexto nacional, donde la explotación hidrocarburífera sigue cayendo.

Los datos analizados comprenden el período que va desde octubre de 2016 a octubre de 2017. Durante ese lapso, en el país se registró una aceleración de la velocidad a la que cae la producción acumulada de petróleo y una disminución de la velocidad en la que se expande la producción acumulada de gas natural, alcanzando niveles de estancamiento.

La producción de petróleo en octubre pasado en la Argentina tuvo una variación negativa del 4,3% interanual y del 7% considerando la producción acumulada para el año móvil (últimos 12 meses corridos), lo cual indica que la tendencia negativa se acelera. En gas, hubo una caída interanual del 0,4%, sin variaciones de la producción acumulada para el año móvil (-0.2%), indicando un estancamiento en la tendencia creciente observada meses anteriores.

En ese contexto de indicadores de producción en baja, Río Negro difiere de los registros nacionales, con un buen desempeño en la producción gasífera. Aquí se observó un incremento interanual del 11,2% y una tendencia creciente de 5,2% considerando la producción acumulada para el año móvil.

Al respecto, el secretario de Estado de Energía, Sebastián Caldiero, indicó que “la explicación no sólo hay que buscarla en bloques como Estación Fernández Oro (EFO), de donde se extrae la mitad del gas provincial y registra una variación interanual del 16%. En la segunda mitad del año hubo otros bloques con excelentes rendimientos como Agua Salada, concesionada a Tecpetrol, donde la compañía logró un aumento de su producción de gas de un 29% interanual”.

En nuestra provincia, tres áreas concentran el 80% de la producción de gas natural y es allí donde se han registrado tendencias alcistas tanto en términos mensuales como interanuales. A EFO (51%) y Agua Salada (17%) hay que añadirle Entre Lomas, que tiene una participación del 11% en la producción y tuvo una variación interanual positiva del 3% en octubre pasado.

En cuanto a la producción de petróleo, los números rionegrinos muestran una caída, menor a la nacional, de 2,5% en la comparación interanual y de 5,7% en el acumulado de los últimos 12 meses.

Caldiero señaló que “la baja en la producción es algo natural en la industria hidrocarburífera por el decline propio que conlleva la extracción de recursos, que necesita de fuertes inversiones para desacelerarse. Ese fue un aspecto que no descuidamos en la última renegociación de contratos y a medida que pasa el tiempo vemos que sigue dando sus frutos”.

De hecho, el informe destaca que el punto de inflexión en la tendencia de producción de hidrocarburos en Río Negro es inmediatamente posterior a la prórroga de las principales áreas hidrocarburíferas, puntualmente desde mediados del 2015 a la fecha.